De aquellos entonces…

Demostremos la vejez, los años y la memoria que parece ir disminuyendo; lo que nunca se me ha borrado y permanece claro, es el recuerdo de mis amores platónicos, de los imposibles… eran bellas, tiernas, sensibles… También las hubo terribles, perversas, destructivas sin causa ni razón; las hubo, pues, realmente malas y lo eran por el hechos de ser malas, de molestar, de lastimar, de herir, de destruir…. Pero volvamos a lo nuestro. Cuando Juan H. Sánchez llenó ese, entonces páramo terroso y desértico de árboles que hoy vemos y gozamos, lo hizo a la vera del camino que llevaba a la American Smelting Co. no había calle central, no había calle, y menos laterales; no era el parque de Morales… un hombre los sembró, y ya hasta su recuerdo lo hemos borrado al llamarlo “parque” ni tan siquiera Jardín o Bosque de Morales. Mediocres gobernantes… Conocí, traté, observé y trabaje con algunos y muchos más; pero a todos ellos les cabe el calificativo… siempre la incapacidad, los celos, los rencores, la soberbia, el saberse menos que el otro, que el subalterno; la venganza infundada y la fundada, pero sobre todo, la ambición de poder y dinero los hizo ganarse esa distinción… y es leve…

 

A mí, que me juzguen los que convivieron conmigo y aún están por ahí, con su bondad algunos, con su maldad los otros…

Para Doña Concha, adláteres y los que me hacen el favor de leer…

Pues mire usted, Doña Concepción, no se me borran los dulces que les regalaba a mis hijos y la entrega de cartones de cigarros, cuando el vicio me envolvía, algo así como un tango argentino.

 

Transcribe usted un artículo que detalla las claridades del Mario Bergoglio, hoy, mejor conocido como Papa Francisco; dignidad entre y de los seguidores de la Iglesia en su modo Católico, Apostólico y Romano.

 

Estoy en desacuerdo con usted cuando recomienda el no revelar las personas a las que se les podría dirigir el escrito que usted transcribe; yo recomendaría precisamente lo contrario: que se sepa, que sepan los que queremos que se enteren de cómo y cuánto circula ese análisis parcial… ni debe haber miedo, ni escondrijo; debe haber decisión, valor y así seremos los más.

 

Hoy parce que los votos electorales comienzan a pesar lo que valen.

 

Parcial por dos cosas, porque le faltó Morelia y Juárez, al menos en el escrito que se remitió, natural, no habíanse sucedido, no sé si ya los comentó… no leo todo…

 

Parcial, porque el Papa sí nos dijo lo que dicen que mencionó o que acusó, pero al clarificar, lo cierto es que no solo nos dijo, puso tanto “el remedio como el trapito”, y lo que yo veo es únicamente destacar la enfermedad, cuando el remedio y el trapito corresponde a la sociedad mexicana en su totalidad.

 

“Mateo 13 1-9 Un sembrador salió a sembrar. Mientras iba esparciendo la semilla, una parte cayó junto al camino, y llegaron los pájaros y se la comieron. Otra parte cayó en terreno pedregoso, sin mucha tierra. Esa semilla brotó pronto porque la tierra no era profunda; pero cuando salió el sol, las plantas se marchitaron y, por no tener raíz, se secaron. Otra parte de la semilla cayó entre espinos que, al crecer, la ahogaron. Pero las otras semillas cayeron en buen terreno, en el que se dio una cosecha que rindió treinta, sesenta y hasta cien veces más de lo que se había sembrado. El que tenga oídos, que oiga.”

 

Varias veces a lo largo del evangelio, dicen sus redactores,  “Jesús alude al uso (o no uso) que hacemos de nuestros oídos y ojos:”

 

Pues estando así las cosas, lo vieron los que quisieron y lo escucharon los que desearon hacerlo.

 

El buen Francisco trajo un nuevo léxico, no se refirió mucho a los evangelios, fue directo a las realidades pero insisto en que fue críptico. El pueblo no lo entendió en mucho… yo espero que los líderes, los curas y los malosos de estas tierras lo hayan visto y oído y tengan la humildad de aplicarlo, porque insisto… diagnosticó, pronosticó y prescribió… pero la prescripción no fue abierta ni clara.

 

Señaló las causas y sus consecuencias y… la prescripción está en evitar las causas, pero nunca lo dijo abiertamente, fue críptico. Habló a los involucrados, a los académicos, a los ilustrados y, claro, ellos son los capaces de aplicar la prescripción, el “remedio con el trapito”:

.– no privilegios;

.– no beneficios para pocos cuando dañan a muchos;

. — no procurarse privilegios ilegítimos porque hacen triunfar al narcotráfico, a la exclusión y a la violencia (tan críptico, que aquí están los 42 de Iguala y Cocula por mucho que a bastantes les pese);

. — no olvidar la ética y los deberes cívicos.

. — no ser elitistas cobijándose en el poder coyuntural.

. — no todo donativo no es bueno para el hombre, para la sociedad y para la iglesia.

. — olvidó la pederastia, aunque quizá la consideró en los deberes éticos.

. — Samuel Ruiz actuó bien y de su nombre abusan Solalinde, Vera y otros oportunistas, al recoger la cosecha (Ruiz nunca fue a la guerra, lo rebasaron y utilizaron sus plataformas – estructuras – creadas para la justicia social… estaba solo. Lo conocí, lo traté pocas veces en la casa de mis padres).

 

Me quedo aquí, porque las otras dos intervenciones formales no se tratan, pero sí repetiré qué falló en Chiapas:

 

El perdón no sirve de nada sin restitución y ésta es imposible, como lo es el despojo de tierras y el despojo de la identidad y dignidad, cuidado, en ellas se encuentran su cosmología, sus Dioses, su modo de ver y vivir la vida íntegra es decir “armónicamente con el cielo tierra y mar”.

 

De hacerlo, chocarían de inmediato con la Iglesia de Bergoglio, tal y como veladamente lo vienen haciendo. Aquí aún no les transforman el equivalente de  la  Tonantzin por la Virgencita de Guadalupe… (gigantesco, varias veces centenario, éxito religioso, económico, político y social; todos jalan de la cobija, y para todos alcanza).

 

Sin embargo, la restitución es posible al educar, formar, generar empleos remuneradores, espacios de digna convivencia y esparcimiento, y muchas cosas más… SÍ, pero todo lo que vemos comenzó allá por los fines de los 1500, muchísimo tiempo para haber hecho nada, y ahí, Francisco se tiene que morder la lengua.

 

Pedir perdón no sirve al despojado, al violado a quien le venden el hecho con la gracia y la anuencia de Dios, a la abusada y hasta embarazada con la cruz de por medio… ¡Cuántas sobrinas tienen los curas!

 

Y si guardamos a los malos ahí, no queda nadie para cerrar la puerta, y por ahí debe empezar Francisco…

 

Bien le hace al pueblo su visita, innegable, pero… pero todo lo que dijo y recomendó elípticamente ya lo sabíamos de sobra, y lo vemos y, en veces, hasta lo practicamos cotidianamente.

 

Mover personalidades tan deformadas, deterioradas, desentendidas, necesita mucho, pero mucho más que lo dicho y sucedido por el sucesor de Pedro…

 

Ciertamente, también lo dijo Francisco, necesita de todos, todos nosotros, pero no escondidos: actuantes, beligerantes contra las deformaciones, los abusos, los excesos, los incumplimientos….

 

 

Intentar analizar qué se dijo y para quién…

Pues el primer Papa latinoamericano, hijo de inmigrantes y por ello “criollo”, y con todo lo que ello significa, logró alcanzar las calificaciones o vencer las descalificaciones, para que se le depositara la responsabilidad de continuar el manejo de una de las instituciones más desconcertantes del mundo: la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

 

Luego de persecuciones y de lograr sobrevivir, gracias a la protección en un escondido pueblo de armenios, se hace del Imperio y mantiene su creciente expansión. Yo, y creo que nadie porque no hay pruebas, sabemos por qué Constantino cedió, como buen político, a la creciente presión popular o, además, de manera visionaria, por la preservación del imperio, lo que implicaba aceptar la prédica del Galileo.

 

Muchos sismas y muchas luchas, traiciones y decisiones contrarias a la prédica original hubieron de ser realizadas, desde dentro, para que la institución Iglesia lograra preservarse. Sabios políticos y crueles, certeros y oportunos asesinos y defraudadores, la han ido ajustando a la realidad reinante o evitando que ésta la destruyera.

 

Cismas y divisiones se vieron por mucho y por variadas causas; claro, la primera, el poder sobre los ignorantes seguidores; segundo, el poder que esto representaba en la marcha de la sociedad o la comunidad o comunidades afectadas.

 

Los pretextos eran lo de menos, y así lo vemos en el evangelio de Judas, las divisiones por la divinidad de Cristo o la expresión sincrética, seguramente necesaria en la época de Dios Padre, Dios Hijo y, Dios Espíritu Santo; “Tres personas distintas y un solo Dios verdadero”; para completar la intercesora siempre Virgen María, por el simple efecto de un concilio… “podía, convenía, lo hizo…”

 

Y si en los católicos extremistas adjuntamos las advocaciones competitivas y múltiples santos, a cual más de prodigioso y milagroso, según el barrio, pues tenemos la perfecta práctica del politeísmo… claro, simulado, para avanzar progresivamente en el tiempo hasta llegar la monoteísmo del maravilloso egipcio, Akenatón y su Faraona, Nefertiti.

 

No ha sido así, las circunstancias lo han venido impidiendo, las realidades se imponen a Abraham destruyendo del becerro de oro. Otros intentaron el monoteísmo, a más del judaísmo, el cristianismo, el islamismo, el sijismo, y zoroastrismo. Ninguno lo ha logrado seriamente, racionalmente; y sí, proliferó y prolifera el terrible odio a que los lleva la defensa de su dios…

 

A más de ello están las herejías, de las que muchas tuvieron su impacto formal: herejías como el Adopcionismo, Donatismo, Arrianismo, Docetismo, Albigenses, Apolinarianismo. No olvidemos los cismas; del oriente, el occidental, el luterano y el anglicano de Enrique VIII. Todos evitables con el diálogo, todos posibles por la soberbia que se gastan, cuando la critican acerbamente en los feligreses (si pudo Martita, no debía haber podido Enrique).

 

Todos ellos llevaron hacia la muerte, el engaño, la traición, el crimen; todo ello en la sociedad, el poder político y los destacados jerarcas de las tendencias religiosas; treinta años de guerra, que iniciaron la decadencia de España y posibilitó el ascensión de Inglaterra; la pérfida Albión, mientras los comerciantes de los Países Bajos, aprovechaban el fructífero comercio marítimo…

 

El protestantismo rompió ligas, ataduras supinas y ahí están ahora… Calvino y Swinglio y la parábola de los denarios: golpear con las propia balas del enemigo.

 

Todo ello, fundado en la “religión verdadera” fuera de duda, de cualquier cuestionamiento o consideración… igual que hoy… el absurdo dogma, la ridícula infalibilidad, la posesión de la verdad eterna, única y absoluta. Sin discusión… o la condenación eterna.

 

Pobres ilusos; lo dicho es poco. Pero sin ello no se puede entender ni explicar con verdad y veracidad a la iglesia actual y a los actuares de sus ministros.

 

Con ese fardo llegó el héroe del capitalismo salvaje, el sostén de “occidente” Juan Pablo II; mil batallas las ganó, ahora es santo, aún con novia tardía; siguió el conservador Ratzinger, que simplemente no pudo. Al menos el buen Juan Pablo I, el de los 33 días, como masón, enfrentó su verdad y su momento.

 

Pues así llegó a México el buen Francisco, el “Criollo Jesuita” del que ya he escrito como el hombre de la sotana negra; lleno de leyendas, de presagios, de esperanzas ¿Podrá cambiar el gobierno de la Iglesia, del papado absoluto y obsoleto, a la dirección colegiada, desconcentrada y descentralizada?

 

Él habló, siempre leyendo, nunca regañó a nadie y a todos los marcó y condenó, habló de crímenes, delitos o faltas comunes; que cada quien se ponga el saco. Los reclamos fueron muy serios, si quieren o pueden leer entre líneas, nada de los pederastas, nada de los 43… Todos ellos, y muchos más, crímenes menores. Cuando el futuro de la Iglesia está en juego es cuando se necesitan los grandes cambios: ¿imposibles para el conservador Bergoglio y la curia actual?

 

Quizá por eso viva entre la gente, en un hotel no aislado, siempre a la vista de otros.

 

Conservador por sus antecedentes, por su comportamiento en la terrible dictadura Argentina, luego de que la bella Estela dejó el poder; a más porque, para mi bien o para mi mal, conozco o conocí a compañeros que tuvo en seminario, en su sacerdocio y en el sucesivo y temprano encumbramiento hacia el Papado.

 

De ninguna manera es un hombre negativo, es una mediana transición; quizá la jerarquía y lo demás no resiste un cambio de fondo sin un nuevo cisma.

 

Él habló para todos, pero no todos lo entendieron; fue críptico, algo así como “óyelo tu mi hija, entiéndelo tú mi nuera”; pero en veces fue muy críptico: “el que tenga oídos, que oiga; el que tenga ojos, que vea”.

 

Cada quien deberá leer entre líneas y “aplicarse el cuento”. Lo para mí fue grave fue decir que habría que pedir perdón a los indígenas (del sureste..), creo que no. Ya lo dije en un escrito anterior: el perdón es la maravillosa fuerza de la Iglesia para atraer al que hace mal. Lo que debió pedir fue el resarcir los despojos de tierras, dioses, cultura, hijas, mujeres… ¡y más! Paz, modo de vida, sistema de conciliar, sistema de defender, sistema de luchar, sistema de entender la vida y a sus deidades, su cosmogonía.

 

Creo que mucho de eso lo robó la Iglesia Católica, Apostólica y Romana misma. Pero ellos… ellos sólo ven la paja en el ojo ajeno… Nunca le oí, menos le escuché, pedirles perdón por haberles robado su más íntima identidad.

 

Pero, ¿usted qué cree, bajo la iglesia que nos ocupa, los indígenas son dignos de Dios y de tener alma? Qué pensará mi amigo el hereje…

 

Que el Dios que sea realmente Dios nos ampare… Yo apelo a la Madre Naturaleza…

 

Siempre me han gustado los dioses griegos… son divinos, ¿como lo somos nosotros, en su cosmogonía?

 

Que sean… que todos podamos ser… serenos, respetados y contributivos…

 

 

 

 

Los secretos que se van perdiendo

Es fascinante, al menos para mí, ver la suavidad, la seguridad, y la certeza con las que esa mujer da sus explicaciones. ¿Es alquimia o brujería? Depende de la época en que la situemos. Todo viene de la misma naturaleza; la química necesaria se obtiene de ingredientes medidos; los tonos los da un binomio entre cantidad y tiempo. Su delantal es muy hermoso y coqueto, las flores del pectoral anuncian, a su vez, a más del bello bordado, toda aquella ternura y belleza que significa su entrega para el agrado del otro y de ambos…

Los bailables de Morelia. Mariposas Monarca.

Por acá, poco vienen las Monarca; cuando lo hacen, a muchas las devoran algunas aves… ley de vida. Siempre han habido, hay y seguirán habiendo explotadores y explotados, carnadas y banquetes. Y nadie sabe exactamente de qué lado está, en veces en uno y en veces en el otro lado. Buenos son los deseos, tristes las innegables y perpetuas realidades que únicamente van del más al menos; un círculo perverso que siempre nos regresa al más… al menos… Todo lo demás son esperanzas que aumentan la resistencia, prolongando los daños. Por fortuna ahora no se dijo – al menos no escuché – que todos serán compensados del mal o buen reparto del que fueron sujetos y, en veces, objetos.

Remembranzas (y algunas digresiones coyunturales)

Hoy, al ver que Arabia Saudita y sus seguidores, en aquellas tierras enigmáticas del Medio Oriente, rompieron relaciones con Irán luego de que, por lo pronto, ya no va a tener bomba atómica, me vienen a la mente los recuerdos de la lucha entre Sunitas y Chiítas. Todo a partir de la lucha por el poder.

 

Luego de Mahoma, unos querían una sucesión hereditaria de carácter familiar – la que los estados de por aquellos arenosos lugares aún siguen practicando –  y los otros, una sucesión que fuera definida a favor de algún destacado de entre los hombres prominentes.

 

Algo así como lo que nosotros llamamos plutocracia. Visto de otra forma: de monarquía hereditaria a una cierta democracia, en donde se procura el mando del considerado más apto de entre los hombres dominantes de la tribu, grupo o estado.

 

Luego del asesinato dominaron y dominan estos últimos; parece que la selección del “mejor” o el “más apto” domina sobre las mayorías… domina a las mayorías…

 

Pues regresando a la memoria, esta división se aprecia veladamente en aquella muy conocida película y brillante actuación de Peter O’Toole: Lawrence de Arabia. Quien no la haya visto, vale la pena.

 

Pues resulta que, pienso y deduzco: la “diplomacia occidental” está operando en serio en aquellas zonas luego de las intentonas imperiales fracasadas de los nefastos Bush. Recuerdo: ahí estaban el general inglés y el diplomático francés platicando con el hombre de buena fe, el Lawrence, cuando se la reabren las heridas de la espalda.

 

Esto llevó a la arremetida francesa que desvelaba un tanto la verdadera política occidental sobre los territorios disputados y, según sabemos, casi desde que la historia registra. Ahora que iniciamos una inserción extraterrestre y que la tecnología define nuevos términos, el horizonte se dibuja diferente, pero a mediano plazo.

 

El Lawrence, el hombre útil, pero de buena fe y lejos de entender y practicar el engaño, la mentira y la traición, era ya inservible… reclamaba ya cumplir las promesas. Parece que el inepto de Ronald Reagan les cumplió dándoles los cohetes tierra aire y… ¡miren como les fue!

 

Regalar el fuego le costó mucho a Prometeo y a la humanidad; los males liberados de la caja de Pandora no dejan de asolarnos en sus más variadas versiones (mis gigantescos griegos, pináculo de culturas precedentes).

 

Hoy igual compran y venden a jefes de tribu y los ponen a pelear entre sí, por sus propios agravios ancestrales, convertidos en dictadores religiosos, algo así como dogmas, mismos son mantenidos vivos y vibrantes por el interés del poder y por la intervención de occidente…

 

Ya la importancia del paso de Asia a Europa ha disminuido sensiblemente, pero la disposición de energéticos los mantendrá en el campo en disputa por aún algunos decenios, ya que parece que el petróleo se dejará de usar cuando se acabe, o cuando su costo de extracción alcance niveles similares al de producción u obtención de las energías “limpias”.

 

Pues estemos preparados: el horizonte es de tormenta y hasta las predicciones de los “brujos” cubanos dados al “vudú” son muy malas. Todo se tornará difícil, aún más difícil: el optimismo está en decadencia, las piezas del juego se están moviendo por los caminos de la diplomacia, la cooptación y – en fin – por los caminos de la lucha por el poder… en la que nosotros no contamos.

 

Yo vuelvo a insistir. Desde que aquél mato a su hermano con una quijada de burro, todo por la envidia… la envidia por el poder y más poder, ha regido y seguirá rigiendo…

 

Que todos tengamos suerte, hasta aquellos que no nos quieren; la evolución ha sido torpe y lenta, nos ha civilizado un tanto… pero no nos ha hecho solidarios, ni tan siquiera, medio buenos.

 

Yo creo que los cuatro jinetes, son árabes, cabalgando unos pura sangre de por allá, también…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cerca del amanecer o, ya llegando al ocaso..

Antes del amanecer,

cuando el frio llega hasta el alma,

me imaginé que clareaba;

triste sueño sin sustento…

 

La tormenta regreso, eléctrica y explosiva;

cayó el peso de la noche que casi languidecía…

ilusiones y esperanzas…

tornáronse en pesimismo, volviéronse desaliento.

 

El llanto que regresaba, agotado estaba ya,

la queja ya no servía, el dolor mucho crecía…

la súplica no se oía… al menos, no se atendía;

la voz cansada, ya hueca, ya nadie, nadie respeta…

 

Si alguna vez hubo gloria, bien pronto que se agotó

y, si la paz se sentía, la guerra luego brotó;

la alegría que se gozaba, en puro sueño quedó

el sueño, que restauraba, en insomnio se volvió…

 

Cuenta me doy que el aquel Zamorano,

lejos de esas tierras, sus tierras,

rememoraba su pobreza al no tener ilustre linaje,

al carecer de sillón y de casa solariega,

 

Tenía paredes vacías, sin ancestros victoriosos,

sin escudos nobiliarios, sin una espada con gloria,

sin una escolar inquieta, que se asome a la ventana.

Mi capa ya está raída, aún calienta, poco, muy poco…

 

Sin embargo, hay algunos, que aún dan gracias,

diciendo nada me debes, despidámonos en paz;

libaron miel de las rosas y, algo supieron de su hiel

 

 

 

 

 

 

De nuevo la iglesia, que no las enseñanzas básicas.

Revisando los periódicos del día, como de costumbre. Lo que tiene efectos de doble filo, bueno, recuerdo un arma del medio oriente que mostraba cuatro filos con venas de aire; pues sí, en esa lectura estaba cuando me volví a encontrar con el ministro de la Iglesia Católica, cuya jerarquía lo reconoce como Monseñor Jesús Carlos Cabrero Romero.

Él, de menos edad que la mía, y yo, simple mortal, platicábamos esporádicamente, quizá temas triviales, variados, luego entró al Seminario, se allegó buenos padrinos que supieron dirigir sus cualidades, las que tiene desde el punto de la institución eclesial, lo que lo llevó en meteórica carrera.

Pero en todo este tiempo nunca descubrí en él, y aún no conozco, experiencias prácticas o estudios científicos, fundados, que le permitan discernir sobre el origen de las diferencias genéticas hormonales, que generan la homosexualidad, que llevan a la pederastia y las causas y razones por las que un ser humano, inicia el ejercicio de su sexualidad.

Al menos no le conozco estudios de medicina, ni psicología, ni siquiatría a nivel científico, pero sí prácticas de ocultamiento y de pretender actuar en áreas que no le corresponden en la estructura de un Estado Laico.

Según el buen Jesús Carlos, conforme reporta el diario Pulso, señala que los “Spots de la Ssa impulsan a jóvenes a las relaciones sexuales: Arzobispo.”

Sobre ello y, seguramente fundado en su profunda experiencia teórica y práctica “Señaló que dicha dependencia, la Secretaría de Educación estatal y todos los actores sociales deben reunirse, a fin de que las personas hagan buen uso de lo que “Dios nos ha dado””

Curiosito, quiere que lo junten para esgrimir sus más oscurantistas ideas y prácticas decimonónicas; “victorianas” (anglicanas). Cómo le gustaría tener a Torquemada de asesor, y que se le permitiera el “torturen hasta que confiese”, práctica cotidiana en la iglesia católica del medioevo; y, aunado a ello, la tortura psicológica: amenazar a funcionarios de poco criterio, escaso conocimiento de la ciencia, de la historia, y temerosos de perder la remuneración cotidiana, y de ser llevados a la excomunión.

Pero según reporta el diario citado, alguna vía dejan abierta en una discusión que es más cultural que científica… “En días pasados la Secretaría de Salud de Gobierno del Estado reveló que en los últimos años ha incrementado el índice de embarazos en mejores (SIC) (menores) de edad en la emitida (SIC). (Entidad). Aunado a ello, advirtió que el estado de gravidez a corta edad puede ocasionar la muerte.” (Creo que ese riesgo está, siempre presente, en cualesquier embarazo…)

De nuevo me asombro, parece que la naturaleza no es “sabia” y hay que corregirla… Cuando una mujer presenta su primera menstruación, biológicamente está preparada, lista, para la maternidad. De no ser así, que me explique cómo se desarrolló el género humano, por siglos y siglos, hasta que llegamos nosotros.

Normas sociales han modelado la conducta humana con el fin simple de la gobernabilidad y la posibilidad de dirigir, vía los consensos que se logran con predicas, extorciones y presiones de toda índole. Esos esquemas de comportamiento social, las normas de la sociedad, de la comunidad, de la casa, es lo que llamamos moral.

La moral puede ser cercana y, hasta confundirse con la civilidad, la necesidad de entendernos, recibir y conceder, para “sobrevivir”; quizá ahora para vivir en armonía y respeto mutuo en la tolerancia.

El proceso civilizatorio aconseja, o indica, si usted quiere, modos de comportamiento individual y comunal o públicos, que hagan menos ingrata la convivencia y, eso no es indebido, es conveniente para el buen desarrollo y convivencia del grupo, del clan, de la tribu, de la ciudad de la sociedad, de la república, de la corona (cada vez menos), de la patria…

Entre esas normas se encuentran, desde luego, los comportamientos sexuales y la orientación para el ejercicio de la sexualidad, que tiene tiempo, que tiene edad, a pesar de lo que diga la iglesia. Cuando la hormona es liberada, hay que dirigir, no regular, ni prohibir ciega y antinaturalmente, y, antes de ello explicar y preparar.

Pero nadie detendrá la actividad orgánica que se muestra, desde siempre, en edades definidas, sean en el sentido esperado o en el no esperado, hetero y homosexual, por señalar solo lo básico.

Sin embargo, el Sr. Cabrero Romero basado en su gran experiencia sexual y acervo ilusorio,  dice: “Que los niños vayan descubriendo lo que son, lo que tienen y que bueno… un día está destinado a eso (conocer sobre sexualidad) pero se tiene que hacer con moderación, con cuidado y con atención”, concluyó el arzobispo.”

Que lo mediquen, dirá, porque lo otro ofende a su Dios, aunque estemos hechos a “su imagen y semejanza” y contemos con “libre albedrío” en un Estado Laico…

 

 

 

“…hoy, mañana y después, en vida y muerte…”

Pues en la nostalgia y la depresión, insuperable a pua voluntad, y más vale que se vaya sola a que se le asuste con fármacos, pues sí, en ellas, me percato que cada vez que escribo algo no festivo, si es que alguna vez escribí algo festivo, pues cada vez, pues, los pensamientos y las indagaciones me llenan o me hunden el pozo de la depresión.

 

Que ya casi me toca irme, y no acabo de desenredar la madeja del vil y traicionero comportamiento humano, siempre en la ambición, nunca en verdadera nobleza, siempre en egoísmo, siempre alejado de la solidaridad y la compasión, siempre en la actitud del azadón, “nomás pa’ca, nomás pa’ca…”

 

Y, ahí estmos todos… los buenos y los malos, los que se dicen justos, y a los que no les preocupa que los comprueben injustos. Hace días los “probos” extranjeros de la CIDE, Comisión Internacional de Derechos Humanos, sedientos de notoriedad, sin fundamento alguno dan conferencias de prensa que descalifican a las investigaciones de la PGR.

 

Simplemente aventar la piedra, al fin, se sienten escudados por la minoritaria y triste opinión publica… y algunos resentidos de profundidad, que los apoyan.

 

Pero entre todo esto la rueda ya dio media vuelta y retorna… los gobiernos populistas, autonombrados de izquierda, cuyos pueblos siguen en el hambre y los disturbios políticos; están cediendo, peligrosamente el poder a la derecha, un tanto o un mucho, recalcitrante.

 

A esto debemos sumar a Europa, donde Francia ve resurgir a los Le Pen, en Alemania, los nazis reaparecen, en otros países las manifestaciones son menores y, por acá, al norte la “transmisión de la fuerza.” es desconcertante por las explosivas y absurdas declaraciones de Donald Trump, del que ya se ocupó hasta la gran imaginaria de la fantasía, que dijo”: Valdemort no era tan malo como Trump: Rowling.”

 

Agreguemos las cotidianas matanzas por policías, luego exonerados, y las de los resentidos y trastornados, que matan por matar y casi nunca los capturan para que declaren y se investigue; pero la libertad de poseer y portar armas, es prueba fehaciente e intocable de la libertad… para ellos…

 

Y así vamos, entre sueños y soñares, entre males y bienestares…

 

Imagínense lo necesitado que está lo menos preparado del pueblo, que un presidente municipal se roba 450 televisiones a repartir, porque los de la SCT no aceptaron darle una a cada uno de los regidores para permitirles el reparto… entre los menos favorecidos…

 

Así están las montañas del sur, bueno, sus habitantes, caciques, autoridad represiva, esa sí, represiva, no la que nos librera las calles a las inmensas mayorías afectados; y con ellos queremos cambiar el “Sureste de México”.

 

La idea de las zonas preferenciales no es mala, pero provocará una migración interna de los más aptos en busca de sustento, que ocuparán los trabajos para los que los lugareños no están preparados idiosincráticamente. La migración campesina, aún no concluye por aquellas zonas. Las “ciudades” de allá se verán seriamente afectadas…

 

Bueno, todo esto si los señores de la droga, defendidos en el resultado, por las leyes prohibitivas, no disponen enfrentar, de manera como lo acostumbran, a las inversiones y a los trabajadores.

 

Aquí surge la declaración a título personal del Ejecutivo Federal; que confundió la leche con la magnesia, al señalar que la mariguana hace daño, que los niños se sumarán masivamente a su consumo si se llega a despenalizar; que eso no desanimará a los traficantes y más…

 

Son declaraciones que confunden y, quizá eso pretendan quienes eso piensan. No existen, en ninguna parte del mundo, datos duros que puedan sustentar la estampida de niños, para drogarse; de lo que si hay experiencia, es lo que les pasa a los traficantes, cuando les disminuye el flujo de financiamiento.

 

Cosas incomprensibles com o que en el Medio Oriente no se destruyan los ´pozos petroleros y los canales de distribución en los que opera ISIS o EI. Los señores de la guerra quieren vender y para ello el conflicto debe durar; igual que en la llamada segunda guerra mundial…

 

Y entre todo ello, quieren que ría y me prepare para la felicidad de la “edad de oro”, que por lo que dicen las estadísticas dura poco; y si ya aumentó la expectativa de vida, ya aumentó, también la edad de jubilación… cierto dura poco, producimos nada, consumimos poco y somos muy caros en términos de sanidad.

 

Pronto nos harán jabón… y quieren que encuentre la felicidad y termine mi incomprensión de lo humano… ¡cuantas mentiras nos contaron…! ¡con cuantas falsedades nos engañaron…!

 

Pero por poco que dure, ¡viva la vida!…

DE LAS ASPIRACIONES Y OTRAS COSAS

 

¿Dónde anda el juego de Diego y Porfirio?, éste inició las hostilidades por el lado de la corrupción, de la búsqueda rápida del desprestigio: “calumnia, que algo queda…” (once). Está en juego la Jefatura del Distrito Federal, que parece será lograda por elección popular. Constituiría una bella antesala a la candidatura por la Presidencia de la República. Pero ¿es de despreciar el control de la fracción que resolverá “por donde” en la cámara baja?. Porfirio es un hombre inteligente, con información privilegiada, verbo fácil y tono grato, de chispa hiriente y abundante (lástima de ropita). ¿Y Diego?, a más de Salinista, valiente, incisivo, abogado postulante (¡imagínese!), ¿no le conocerá al buen Porfirio algo de su época Echeverrista?.

 

 

Bonito escenario…